Encuentra la estufa de pellets perfecta para tu hogar

¿Cómo sé si una marca de pellets es buena?
10 octubre, 2016
Bomba de calor PST-250 – El mejor aerotermo para ahorrar energía
24 febrero, 2017
Mostrar todo

Encuentra la estufa de pellets perfecta para tu hogar

¿Tu casa tiene mucha humedad? ¿Buscas la mejor forma de calentar tu casa?

La mejor solución es una estufa de pellets. Tiene muchísimas ventajas:

  • El confort térmico es muy agradable.
  • Se ve el fuego creando una sensación de hogar.
  • Su funcionamiento está automatizado.
  • La salida de humos es de un diámetro menor a la de una estufa de leña.
  • El pellet es madera triturada y prensada, por ello se considera ecológico. La naturaleza produce la materia prima en un periodo de tiempo insignificante en comparación con los combustibles fósiles. Puede leer más sobre el pellet aquí.
  • Cada vez venden pellets en más establecimientos.
  • El pellet para calderas se comercializa en sacos que se pueden almacenar en cualquier lugar no demasiado húmedo.
  • Con el pellet no hay riesgo de explosión.
  • Si lo comparamos con la leña se necesita menos cantidad de combustible.
  • El gasto mensual en combustible es bastante menor comparado con electricidad, gas o gasoil.

¿Cómo funciona una estufa de pellets?

Al encenderse la estufa

Primero carga una cantidad de pellets en el cenicero, que está situado en la cámara de fuego. La estufa transporta los pellets desde el depósito de combustible hasta dicho cenicero por medio de un sinfín (es una especie de tornillo que gira y saca los pellets del depósito dejándolos caer en un canal hasta el cenicero). Al mismo tiempo, se enciende la resistencia que se encuentra justo en la base del cenicero. La resistencia quema los primeros pellets mientras la estufa arranca la ventilación de la cámara de fuego, pasando un chorro de aire por el cenicero con el fin de encender los pellets.
Las estufas tienen varios sensores de calor. Cuando el sensor de la cámara de fuego llega a detectar fuego en el cenicero, la estufa “sabe” que está encendida. Entonces se arrancará también la ventilación del intercambiador, para sacar el calor de la estufa hacia fuera.

Ahora la estufa está encendida…

Y podemos introducir a través del panel de control o del mando a distancia la temperatura deseada. Es muy parecido al manejo de un aparato de aire acondicionado. Hay que tener en cuenta que la temperatura que introducimos, en pocas ocasiones suele ser la temperatura real del ambiente, ya que la mayoría de las estufas suele tener un sensor de temperatura ambiente que mide la temperatura en un punto.
Lo que hará la estufa es ir comparando el valor que hemos introducido con la temperatura que detecta en su sensor y mientras no alcance la temperatura deseada seguirá echando fuego. Para ello, el sinfín sigue cargando al cenicero con pellets, y la ventilación de la cámara irá a tope para maximizar la combustión.
La ventilación del intercambiador, que suele ser regulable en varios niveles, hace pasar aire frío por el intercambiador que suele estar en la parte superior y lateral de la cámara de fuego. Este aire entra en la máquina a través de una boca que suele estar en la parte trasera de la estufa. Luego pasará por el intercambiador antes de ser expulsada por la parte frontal, y en ningún momento estará en contacto con el fuego, o gases de combustión de la estufa.

La estufa calienta a través de tres vías:

  1. Principalmente, a través de su ventilación frontal (aire absorbido y pasado por el intercambiador).
  2. Luego, a través de la ventana de la cámara de combustión,
  3. Y por último, por su chasis.

Ten en cuenta que la salida de gases de la estufa de biomasa, es decir, la tubería de chimenea, no suele aportar mucho calor, porque la estufa pasa sus gases por el intercambiador antes de expulsarla por la chimenea. Para que te hagas una idea, podríamos decir que puedes tocar una estufa de biomasa y su tubería de gases, “sin quedarte pegado”. El único sitio donde puedes quemarte es en el cristal de la ventana, por lo que es un aviso para los peques de la casa.

Cuando apagamos la estufa…

el sinfín deja de echar pellets al cenicero y la máquina se apaga. Es muy importante apagar las estufas de pellet siempre a través de su panel de control o mediante su mando a distancia y nunca quitar la corriente antes de que esté parada. Su proceso de apago suele tardar entre 15-20 minutos (igual que el proceso de encendido).

También hay una gran variedad de tipos y estilos de estufas de pellets

  • De aire – son las más frecuentes. Este tipo de estufas son utilizadas para calentar el aire de la habitación en la que se encuentran, distribuyendo de forma uniforme el calor por toda la estancia.
  • De agua –  son utilizadas para calentar toda la vivienda mediante un sistema de radiadores de agua. La termoestufa se conecta al circuito interno para que caliente el agua del mismo y, por tanto, los radiadores ya instalados. Es decir, funciona como una caldera. Si queremos que la termoestufa también genere agua caliente para nuestro uso, deberíamos instalar aparte un interacumulador externo.
  • Canalizable – son muy similares a las de aire pero canalizan el aire por varias estancias o habitaciones, a través de diferentes tubos que hacen de salidas de calor (canalizaciones). El objetivo de este tipo de estufas es distribuir de forma uniforme y eficiente el calor por toda la vivienda.

Puedes buscar la estufa que más te guste a través de la pestaña »Estufas pellets» y preguntarnos todas tus dudas 🙂